5 abr. 2009

Ya estoy aqui...

Creo que después de casi cinco meses, vuelvo a escribir en este espacio. Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo.
Aunque a veces pensemos que los minutos parecen años e incluso que los segundos sean eras, hay momentos en la vida en los que miramos atrás y decimos: cuando tenía 18 años salía...; o por ejemplo: ¡cuánto tiempo! ¡Qué cambio has dado!, y justo en ese momento nos damos cuenta que nosotros también hemos envejecido.

Por eso, liémonos la manta a la cabeza y disfrutemos de los besos, las risas, el correr detrás de un tren, las tapas del bar, la peli que nos hace llorar y que nunca comentamos en público, los orgasmos, las ironías, las críticas de los envidiosos...
Disfrutemos del presente, que es el mejor regalo de la vida.

Y si tenemos arrugas por ser viejos, recordad que siempre, el botox será un buen aliado.

He vuelto.